fecha actualización: 05.02.2021

Archivo ARES. Estéticas, identidades
y prácticas audiovisuales en España.

Stacks Image 26152

Fermín Jiménez Landa

Stacks Image 693
Artista multidisciplinar, Fermín Jiménez Landa (Pamplona, 1979) se sirve de medios como el vídeo, el dibujo, las intervenciones públicas y la acción, para incidir sobre la realidad, revelando sus pequeñas incoherencias, cortocircuitos que nos la muestran desde, según sus palabras, “un punto equidistante entre lo absurdo y lo sensato, lo entrañable y lo iconoclasta, lo empírico y lo inverificable”. Se licencia en Bellas artes por la Universidad Politécnica de Valencia y asiste a clases en la Anotati Scholí de Atenas y a talleres con los artistas Robert Morris, Rogelio López Cuenca, Daniel G. Andújar, Francesc Torres, Jon Mikel Euba y Douglas Ashford. Ha expuesto individualmente en Nogueras Blanchard (Barcelona), La Gallera (Valencia), la Galería Bacelos (Madrid) y La Casa Encendida (Madrid), entre otros espacios, y ha recibido premios como el de la II Convocatoria del programa de Artista en Residencia en Künstlerhaus Bethanien (2018-2019), el del Programa de Ayudas Artes Plásticas y Visuales (2018) y la 4ª Beca de producción a la creación videográfica DKV/Es Baluard (2017).

Obra:

El Mal de la Taiga

Stacks Image 67491
Stacks Image 67495
  • Abstract
    Open or Close

    Un camión que carga un coche que, a su vez, carga una motocicleta. Estos son los medios de los que se vale el artista para escapar de nada en concreto, con ningún destino pensado, con la única premisa de llegar tan lejos como lo permita el combustible de los tres vehículos. Cuando se cumple con lo previsto, absurda y heroicamente, el intrépido aventurero

Obra:

Salvar el fuego

Stacks Image 67590
Stacks Image 67594
  • Abstract
    Open or Close

    Cuentan que, en una ocasión, un periodista le preguntó a Jean Cocteau qué salvaría si el Museo del Prado se incendiase. Y que, sorprendiendo a su interlocutor, se decidió por el fuego. Fiel a la ocurrencia de Cocteau, Fermín Jiménez Landa decide salvar de marzo a marzo el fuego de las fallas. Con este fin, prende un palito de los restos casi calcinados de una de ellas y conserva su llama valiéndose de velas, candiles y fogones, entre otros utensilios. Finalmente, la utiliza para quemar su propia falla, una casa, un hogar (término que procede de “hoguera”) en el que ha estado viviendo durante la fiesta. El ciclo se cierra y, gracias al fuego, vuelve a comenzar.

Stacks Image 6